• “Solo un Lauder lo Sabe”

    Para evitar que los espías copiaran las fórmulas de sus fragancias, Estée creó un elaborado sistema de codificación para probar viales que, según ella, solo era conocido por "Joe, nuestros hijos y yo".

    Los lotes de perfumes se completaban sólo en un 95% y luego un miembro de la familia Lauder personalmente los llevaba a la fábrica, antes de enviar las fragancias a los minoristas, para "agregarles el ' 5% del componente secreto', el ingrediente sin el cual la fragancia no estaría completa", explicaría Estée. "El ingrediente final nunca se reveló a nuestras fábricas, a nuestros proveedores de esencias, ni a nadie", señaló. "Solo un Lauder lo sabe".

Top