• Youth-Dew

    “Nunca supe que tenía un gran olfato”, diría Estée humildemente, pero en 1953 descubrió una mezcla de rosa, jazmín, vetiver y pachuli que desataría la fama de su olfato. Ella lo llamó Youth-Dew. No era un perfume, sino un aceite de baño que puede usarse como una fragancia: el tipo de cosa que una mujer puede comprar para sí misma sin "dar sugerencias fastidiosas a su marido", y puede usar sin tener que esperar una ocasión especial.

    Tomó a la industria por sorpresa, al igual que su anuncio, que representaba el perfil de una mujer desnuda, atrevido pero borroso, y de buen gusto. Más tarde, Estée vendería Youth-Dew por galón para las fanáticas como Gloria Swanson, Dolores Del Rio y Joan Crawford, quien afirmó que el aroma embriagador la ayudó atrapar a su cuarto marido.

Top