• Solo por Invitación

    Después del “millonésimo” intento de Estée, Robert Fisk, el comprador de cosméticos en Saks Fifth Avenue, finalmente accedió a comprar por primera vez sus productos, por un valor de $800 dólares, en 1946. Para anunciar su llegada a la prestigiosa tienda departamental, Estée envió elegantes tarjetas blancas con letras doradas para informar a los clientes preferidos de la tienda que les regalaría un polvo con base de crema con cada compra. En dos días, se agotaron todos los productos, y nació en la industria el concepto de mercadotecnia  de "regalo con compra". 

Top